RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-CONTEMPORANEO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORANEO

René Peña

1957. La Habana, Cuba

Statement


Con mis fotos no pretendo explicar nada acerca de mí.  No son autorretratos. Utilizo mi cuerpo como soporte de mis elucubraciones acerca de la sociedad. 

No me interesan los individuos en particular. Nadie se debe creer tan importante como para ser el centro de algo.   Esas actitudes pueden crear determinado tipo de monstruos.  Mis cuentas no las quiero ajustar con los individuos, pero sí con la sociedad.

En mis fotos trato de evitar gestos dramáticos, y sentimentalismos, que propicien cualquier  tipo de relación personal  con quien observe las imágenes.

El asunto central de mis series fotográficas es la relación que se establece entre los individuos y las instituciones  (familia, educación, partidos políticos, religión…). También presto atención a la contradicción que se crea cuando tratamos de conservar nuestra individualidad a la vez que tenemos que lidiar con nuestra condición de entes sociales.

Considero a la fotografía una herramienta contundente, unas veces a favor de causas justas, otras de la mentira, y casi siempre como proveedora de nostalgias.





Expresar y mentir. A propósito de René Peña


Por: Yoanna Toledo

La primera confrontación personal que mantuve con René Peña (Pupy)  es un pasaje de difícil sepultura. Toqué la puerta, salió su esposa, me invitó a pasar y desde dentro se escucha su voz: 

–Oye, ¿quién es, que estoy en cueros?-
Dice ella:
-Es la muchacha con quien hablaste por teléfono en la mañana -
Y acto seguido apareció tras una ventana  que dividía la sala de un patio interior. Allí estaba Pupy, en un perfecto plano medio descrito por el visor arquitectónico, con el torso descubierto, el mismo que tantas veces había observado desde sus series de inicio de los 90´ hasta las más recientes. Me saludó desenfadado y como si no fuera lo suficientemente engorroso aquel trio conversacional, me dijo:
-Aquí, echándole una mano a los albañiles-
En ese instante deduje que lo de la desnudez había sido un chiste ¿o, no? ¿acaso era un código particular de trabajo en equipo? Quizás tal libertad corporal la había alcanzado con  tantos años de ejercitación. En ese instante caí en la trampa que distingue su fotografía: la sugestión. René Peña disfruta sugestionar. Allí, tras su encuadre de protección, debió haberse quedado degustando mi ingenuidad y mis segundos en shock preguntándome qué había realmente fuera de campo, qué me escondía la pared… ¡Vaya foto de bienvenida!

René Peña González (Pupy) es uno de los autores aglutinados bajo la denominación de Nuevos Fotógrafos Cubanos. A inicios de los noventa esta generación devino parteaguas con relación a una larga tradición fotográfica ya enquistada para entonces en manierismos pocos consecuentes con las circunstancias de una sociedad que había transitado del éxtasis a la agonía. Certeras anunciaciones le habían asistido al crítico de arte cubano José Antonio Molina cuando bautizó tal giro ideoestético justo antes de que estas voces se dispersaran en el maremágnum de replanteamientos que experimentó la producción simbólica de la Isla en aquel Período Especial.

Las fotos de Peña sellaron, junto a las de Marta María Pérez, Juan Carlos Alom y Abigail González, por sólo citar algunos nombres, una rara avis decidida a arrasar  con el triunfalismo colectivo y volcadas a regenerar un espíritu crítico sobre el individuo y sus circunstancias sociopolíticas, ideológicas y culturales, a partir de una mirada reciamente personal. Las masas fueron  sustituidas por el sujeto, el espacio abierto por el cuarto aislado, la “espontaneidad” por la construcción premeditada, el punto de vista unidireccional hacia el otro, por el efecto espejo, que  inmiscuye directamente a quien hace la fotografía. De esta manera salió a luz un amplio volumen fotográfico de base autorreferativa nunca antes registrado en nuestro contexto.

La primera serie de Peña en la postrimería de los 80’, Hacia Adentro, quizás una de las menos conocidas por los que nacimos junto con ella, avizora tal desplazamiento hacia estas nuevas concepciones. Sin llegar aun a su protagonismo en las imágenes, retrata un medio que le es afín, personajes y objetos que narraban las dinámicas de existencia en un marco de estrecha cotidianidad. Esta serie comparte el espíritu de algunas fotografías de otro gran fotógrafo cubano, Mario Díaz Leyva. La penumbra que cobija a los protagonistas, el rechazo a darle el frente a la cámara,  la colocación de elementos de fuerte connotación simbólica -santos, pescados, huevos, latas de coca cola- son algunas de las obsesiones afines con sus coetáneos. Es el instante en que puso a convivir lo propiamente  nacional con la reminiscencia de lo foráneo, acentuando  el caos de los que quedamos en el medio de ambos polos y en condiciones casi surrealistas.

Existe un elemento que particularmente llama la atención en estas fotografías. Me refiero a la utilización de la imagen fotográfica y televisiva como recurso tautológico. Obliga a este lenguaje visual a discursar sobre sí mismo, sus funcionalidades como documento, como  recuerdo de familia, como registro histórico, como acervo cultural y por sobretodo como medio para ejercer y proponer una interpretación crítica de la realidad, que a fin de cuentas fue el modus operandi que priorizó en este ensayo. Sin temor a equivocarme, Hacia Adentro fue una carta de presentación de lujo. Nada sobra ni escasea en estas instantáneas, a la vez que exige del espectador un amplio rango de capacidad interpretativa, para no quedarnos indiferentes ante una imagen televisiva de Chaplin y su eterna comedia silente. 

En convivencia con esta postura, nacen a partir de 1992 otras obras que luchan por abrir espacio único al fotógrafo en un doble  rol: autoral y actoral. El conjunto Ritos y Muñeca Mía, marcan esta nueva entrega al panorama plástico cubano. La segunda más que la primera advierte sobre una personalidad fotográfica de complejos matices. Junto a su cuerpo desvestido colocó muñecas plásticas que invocan un fuerte contrapunteo ficción-realidad, al desafiar el entendimiento de los más ortodoxos y rayando con asuntos bien caros: la violencia de género, el  abuso sexual infantil y las tradiciones religiosas. No creo siquiera que Pupy asuma alguna postura  específica sobre el asunto, más bien es parte de la libertad que disfruta el fotógrafo por primera vez de desentenderse de la realidad que a una entelequia suprema le interesa priorizar, para en cambio concentrarse en sus fantasías con toda la soltura que su imaginación le dicte. Es el primer gran  momento en que la fotografía cubana se siente con derecho a la rebeldía de análisis, de propuestas temáticas y de fetichismos formales. Es la primera señal de que salía a escena un fenómeno fotográfico controversial llamado René Peña.

Estas series perfilaron algunos códigos visuales que permanecerán constantes en su archivo. Fueron las responsables de que comenzaran toda suerte de especulaciones sobre su interés por las cuestiones raciales y los contenidos en torno al negro como elemento exótico ante ciertas miradas. Siempre me he mantenido al margen de estas hipótesis, a mí entender reduccionistas del mensaje mayor que albergan estas obras. René Peña habla del hombre en una clasificación macro y reincide el cuerpo negro sencillamente porque así es su tez. Sus costumbres, campo de interacción social, mitos y leyendas es la base creativa genésica. No son por supuesto las mismas que  motivan a Cirenaica Moreira o a Eduardo Hernández, pero la esencia de los cuestionamientos de seguro superan los tabúes de negros, blancos, mulatos o amarillos. Aunque roce con muchos de estos clichés, Peña juega a que nos vayamos con la primera bola, es parte de sus engañifas. Así lo manejó en trabajos posteriores como El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante del año 1995 y en numerosas piezas disueltas que realizó hasta 1998.

Man made materials, Icon, Public  Duty, Sad Blue Child  y Beauty Things  son posteriores carpetas concebidas en los 2000 que evidencia un vuelco estético en su carrera. La primera de ellas constituye el trance sutil. Como su nombre lo indica se trata de unos zoom in a ciertas zonas de ese cuerpo tantas veces cotejado, y ahora eternizado en abstracciones. Es el primer atisbo sobre la permuta hacia planos más cerrados y la posterior inclusión del objeto como nuevo espacio de investigación. El objeto pasa de complemento metafórico a unidad central de sus fotografías. En algunos casos traspasó los límites bidimensionales y acudió a la instalación  como recurso que completara la idea emprendida. Tanto en la Novena Bienal de La Habana como en la Oncena, el público pudo percibir estos foto-objetos que resultaron una arqueología de cuanta forma se le antojó fotografiable, ya sea por su valor plástico como por su carga semántica.

Aunque mucho se asocia a René Peña con la fotografía blanco y negro, es uno de los autores que ha sabido asumir el salto hacia un universo cromático mayor. Discretos ejemplares a color del  año 94, marcaron el inicio de una transfiguración que exigía asimilación y madurez. El apego univoco a la escala de grises en la etapa primaria, respondió a una serie de exigencias conceptuales y técnicas que justifican su desenvolvimiento, sin embargo, en cuanto pudo dominar el color, se lanzó a una carrera de relevo en la que otros de su generación no han podido clasificar. Del 2006 en adelante su fotografía involucra diversos colores sobre el duro fondo negro y desde entonces las White Things también han experimentado otros tonos y se han sometido al guion de un performer que mira siempre hacía sí como medida de todo lo material y espiritual que invoca en cada toma.

Esta constante transmutación hace de los anales fotográficos de Peña un relato actualizado con importante público a la espera. Siempre sospechamos que aparecerá en el encuadre, pero nunca sabemos con qué lanzamiento nos iremos a enfrentar. La incógnita es parte del show al que nos somete en cada encuentro y no ha de extrañarse de quien dice haber encontrado en la fotografía un arma contundente para expresar y mentir.




S/T De la serie Hacia Adentro (1989-1993)



Ibídem /4


Ibídem/


S/T De la serie Muñeca mía (1992)


6. Ibídem


7. S/T serie (1994-1998)


Exposición ICON (2010) 9na Bienal de La Habana


S/T. De la serie: White things
2007. Fotografía. Impresión sobre papel












RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T de la serie: Muñeca mía
RENÉ PEÑA
2002. Fotografía. Impresión sobre lienzo



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
1997. Fotografía. Impresión sobre papel



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
2009. Fotografía. Impresión sobre papel



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
Tutú
RENÉ PEÑA
2008. Fotografía. Impresión sobre lienzo





RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
Manos blancas de la vergüenza
RENÉ PEÑA
2015. Fotografía. Impresión sobre lienzo


RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
Dad
RENÉ PEÑA
2016. Impresión sobre lienzo



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
Martini
RENÉ PEÑA
2011. Impresion digital



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
2013. Impresion digital sobre lienzo



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
Impresion digital sobre lienzo





RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...




RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...



RENE-PENNA-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO
S/T
RENÉ PEÑA
...








CDECUBA-ART-MAGAZINE-ARTE-CUBANO-CONTEMPORANEO

PUBLICIDAD
CDECUBA ART MAGAZINE
Arte cubano contemporáneo

PROCESUAL-ART-STUDIO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORANEO

PUBLICIDAD
PROCESUAL ART STUDIO
Arte cubano contemporáneo

ABEL-BARRETO-ARTISTA-CUBANO-ARTE-CUBANO-CONTEMPORÁNEO

PUBLICIDAD
Artista visual
Obras | Proyectos | Dossier |

AURELIA EDICIONES

PUBLICIDAD
AURELIA EDICIONES

CAJA-VERDE-Audiovisuales-y-Diseño-web

PUBLICIDAD
Audiovisuales y Diseño web

Publicidad-Diagonal-ARTE-CUBANO-CONTEMPORANEO

PUBLICIDAD
Déjate sorprender por los resultados!



Desarrolla tu colección ...haciendo click aquí!